Poema

Poema de Jesús a su oveja

Autoras: Landriel, Eugenia; Yensen, Giselle


«Aunque cruce por oscuras quebradas, no temeré ningún mal, porque tú estás conmigo: tu vara y tu bastón me infunden confianza.»
Leia mais em: https://www.bibliacatolica.com.br/el-libro-del-pueblo-de-dios/salmos/23/

Sl. 23, 4

Te vi alejarte de mi pradera

en busca de nuevos rumbos

llenos de tierras secas.

Te vi rechazarme por dolor

creyendo que fui yo

quien te lo causé.

Te vi queriendo vivir a tu manera

bajos tus preceptos

pensando que los míos no hablaban de tu corazón.

Te vi aferrándote a lo efímero

perdido en tu propio camino

sin saber cómo regresar.

Ven, vuelve a mí

sigue mi voz

ésa que reconoces.

Jamás dejaste de ser

oveja de mi rebaño.

«Jamás dejaste de ser oveja de mi rebaño»

Te vi tratar de retornar

girando hacia atrás…

más el peso de tu pecado

la vergüenza en tus labios

impedían un nuevo caminar.

Te vi escuchar mentiras

descreer en mis promesas

no aferrarte a mi amor.

Ése que una vez te anuncié

que en la cruz lo derramé

y en tu vida quiere reinar.

Te vi guardando en el corazón

ese pequeño lugar

que aún pertenece a mí.

Por tu «Sí»

por tu elección de amor

aférrate a mi encuentro

sigo pronunciando tu nombre,

¡Mírame, mis brazos abiertos

esperan que bajes la colina

gozoso y conmovido

y tus pies inicien el regreso hacia mí!

Ven, vuelve a mí

sigue mi voz

ésa que reconoces.

Jamás dejaste de ser

oveja de mi rebaño.

Yo soy el Buen Pastor

mi vida ya la di por ti.

Imágenes: Google images (Todos sus derechos a quien corresponda)

2 comentarios en “Poema de Jesús a su oveja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *